Siempre me ha resultado extraño lo de cantar mantras. No va conmigo. No me siento identificada.
Recuerdo que, durante mi primera formación de profesora de yoga, había un espacio diario dedicado al estudio de mantras. Yo me escaqueaba. Durante el mes entero que duró la formación quizás asistí a 3 o 4 sesiones.
Y durante todo el tiempo que estuve practicando Mysore Ashtanga no hubo manera de que me aprendiera el mantra inicial. Algo pillaba, pero meh..

Que no se me malinterprete, por favor, me parece magnífico el trance colectivo en el que se entra durante un Kirtan por ejemplo, y creo que cantar es súper terapéutico y me encanta, y también disfruto mucho escuchándolo de otras voces. Pasa que realmente, no siento este tipo de expresión como propia.

Pero hay un mantra que me atrapó desde la primera vez que lo escuché en una de las primeras clases de vinyasa a las que asistí. Me pareció hermoso aún sin saber lo que significaba. Y, a día de hoy, es el único que soy capaz de recordar y compartir con total devoción.

Lokah Samastah Sukhino Bhavantu

Que todos los seres en todas partes sean felices y libres, y que los pensamientos, palabras y acciones de mi propia vida contribuyan de alguna manera a esa felicidad y a esa libertad para todos.

Una maravilla, ¿verdad?

En tiempos como los que estamos viviendo siento muy en mi interior que sólo puede hacer bien recitar o cantar estas palabras, esta oración por la paz individual y colectiva.

Este mantra conecta directamente con la idea de que todos somos uno, de que lo que yo pienso, digo o hago tiene un impacto sobre los demás. Apela a nuestra compasión y nos habla de sostener nuestra libertad como un acto de responsabilidad hacia los demás.

Siempre que lo canto dejo un tiempo para que la vibración de estos sonidos sagrados nos impregne y eleve nuestra frecuencia para bien de nuestra sanación.

Y con este post en mente, por si fuera poco, ayer me enteré, via @carlos.yoga.bcn de que la Gran Madre Amma recomendaba:

“Sentaos diariamente en vuestra casa recitando el mantra Om lokah samastah sukhino bhavantu durante algún tiempo, ya que es una buena práctica en estos tiempos.

Om lokah samastah sukhino bhavantu

Om shanti shanti shantih!

Y eso es lo que me dispongo a hacer mientras sigan estos días de reclusión.

Mucho ♥

Pat Obach - Blog - Lokah Samastah