Me gusta la transparencia, así en general, pero sobre todo a la hora de comunicarme. Es por eso que nunca he mantenido en secreto que sufro de un trastorno de la ansiedad desde hace unos 20 años, y que hace unos años sufrí una depresión generada por un exceso de ansiedad.

Desde entonces, la práctica de yoga ha sido muy diferente para mi. Muchas veces limitada por mi estado físico de fatiga o mi estado mental de confusión, todo se ha vuelto mucho más sencillo. No suelo abusar de posturas complicadas, ni me planteo practicar muchas diferentes en una sola práctica. El ritmo ha disminuido x5. No me exijo la “perfección” de la postura, ya no me interesa, sino el estado en el que me encuentro al practicarla, las sensaciones. Y, no menos importante, mi mentalidad al acercarme a la práctica es muy diferente. Antes sentía que era una “mala yogui” cuando no practicaba. Ahora, simplemente, siento que soy una persona con una limitación, y la respeto, y me respeto.

Obviamente, para mi la ansiedad se ha convertido en un componente muy importante en mi vida, precisamente por las limitaciones que me impone. Y por toda la reflexión vital que me ha supuesto. He crecido como persona GRACIAS a mi trastorno de la ansiedad, y no al margen de él.

Otra cosa que me gusta mucho es transmitir conocimiento, comunicarlo desde mi propia experiencia. Así pues era raro que “la ansiedad” como tema no se viera incluido en mis clases.

En nuestro mundo actual, y más de lo que queremos reconocer probablemente, estamos todos, en privado, profundamente ansiosos. Hay muchas cosas que nos preocupan a lo largo de nuestros días y nuestras noches: si nuestras esperanzas se harán realidad, si a los demás les gustará, si las personas que nos importan estarán bien, si podemos escapar del dolor y muchas más, sin duda.

Hemos sufrido durante demasiado tiempo y a mi me gustaría, desde aquí ayudarte en tu búsqueda de un camino más tranquilo, más compasivo y más alegre. Me he formado, de momento de modo muy breve pero deseo poder ampliar mis conocimientos en el futuro – me he formado, decía, con Subtle Yoga en una metodología de práctica de yoga para la ansiedad (también para la fatiga y el dolor crónico y la depresión) para poder facilitarte unos momentos de calma en medio de la tormenta diaria. Práctica de yoga para la ansiedad para bajar tu ritmo de exigencia mental y darle un respiro a tu sistema nervioso.

Quedo a tu disposición para cualquier consulta que me quieras hacer.

Y te abrazo.